Archivo de la categoría: Orígenes

Orígenes

Se considera que la primera película que empleó un efecto visual fue La ejecución de María Estuardo Reina de Escocia, un corto de 18 segundos que produjo Thomas Edison en 1895. El corto fue dirigido por Alfred Clark y también fue el primero en la historia en utilizar a actores entrenados.

El padre de los efectos especiales, Georges Méliès

En un momento en que casi todo lo que se filmaban eran escenas de la vida real, él demostró que el cine podía potenciar la imaginación del espectador por medio de la ficción. Méliès, que procedía del mundo del teatro, desarrolló una actividad impresionante rodando más de 500 películas. En ocasiones, éstas no eran más que un simple truco de apenas un minuto de duración. Pero también llegó a realizar ingeniosas producciones que alcanzaban los 20 minutos. Su obra cumbre fue Viaje a la Luna, una espectacular historia que comenzó a preparar en 1896 y que no culminó hasta 1902. En ella, utilizando llamativos decorados y una sorprendente colección de efectos especiales, explicaba la historia de un grupo de científicos que viajaban hasta la luna en una especie de bala de cañón, para luego vivir allí sugerentes aventuras.

Segundo de Chomón, otro genio pionero de los efectos especiales

Un hombre decisivo en el arranque del cine español fue el aragonés Segundo de Chomón, cuyas aportaciones en el campo de los trucos visuales le llevaron a ser comparado con Méliès. Tras llamar poderosamente la atención con trabajos como Choque de trenes, Gulliver en el país de los gigantes, Eclipse de sol y El hotel eléctrico, en las que están presentes maquetas, dobles exposiciones y efectos obtenidos gracias al mágico «paso de manivela», fue contratado por la poderosa compañía francesa Pathé para que se encargase de sus producciones de fantasía. Innovador y extraordinariamente creativo, Chomón fue autor de más de 500 trabajos cinematográficos que tuvieron una influencia importante en las posteriores obras de muchos cineastas europeos. De hecho, ya en la parte final de su carrera, colaboraría en el diseño de efectos visuales de películas tan conocidas como Cabiria, de Giovanni Pastrone, o Napoleón, de Abel Gance.

El corto La barba rebelde

Existieron numerosos pioneros que jugaron con las posibilidades mágicas de la imagen. Una muestra de ello lo ofreció la compañía de distribución holandesa Van Duinen con esta recopilación de efectos titulada Narren-Grappen.

Y, en breve, llegaron también las primeras obras de animación. Una de las más famosas fue Gertie el Dinosaurio, el primer personaje animado con personalidad propia, creación del dibujante Winsor McCay, responsable también de las tiras de El pequeño Nemo.